May 11, The Good Shepherd’s day11 de mayo, día del Buen Pastor

Sal 23:1,3  A Psalm of David. "The LORD is my shepherd; I shall not want. He maketh me to lie down in green pastures: he leadeth me beside the still waters. He restoreth my soul: he leadeth me in the paths of righteousness for his name's sake". 

Day approaches that is commemorated , as every year, the work of the "Good Shepherd". It is an opportunity to recognize the efforts of those who decided to leave the closeness of their families, their material prosperity, their academic and professional success, to work for those, sheeps, who need care and driving to reach the Kingdom of Heaven. We should be grateful to our priests and ministers, ministers of faith, whose lives are striving to give such a spiritual example to the single model, Jesus Christ.

Jesus calls each one of us every day, full of love, to show us the way forward under his leadership. If any of your sheep is lost, it is necessary to seek and find her with the sweetness characteristic of love who is willing to give his life for the weak and needy.

Today we want to give special recognition to these leaders of the Church for their diligent work, often unrewarded and even ignored, and thank them for this effort that  have helped us to keep the faith no matter the difficulties of everyday life. We owe them our Christian vocation because they behave as "good shepherds", following the example of Jesus Christ , the Good Shepherd.

 

Salmo 23, 1-3 «El Señor es mi pastor; nada me falta. En verdes praderas me hace descansar, a las aguas tranquilas me conduce, me da nuevas fuerzas y me lleva por caminos rectos, haciendo honor a su nombre»



Se acerca el día en el que se conmemora, como cada año, el trabajo del “Buen Pastor”. Es la oportunidad de reconocer el esfuerzo de aquellos que decidieron dejar la compañía de sus familias, su prosperidad material, su éxito académico-profesional, para trabajar por aquellos, las ovejas, quienes necesitan del cuidado y la conducción para llegar al Reino de los Cielos. Debemos estar agradecidos con nuestros sacerdotes y ministros, pastores de la fe, cuyas vidas se esfuerzan por dar ejemplo espiritual semejante al único modelo, Cristo Jesús.



Jesús nos llama a cada uno de nosotros, día a día, lleno de amor, para mostrarnos el camino a seguir bajo su liderazgo. Si alguna de sus ovejas se extravía se hace necesario buscarla y hallarla con la dulzura y amor característicos de quien está dispuesto a dar la vida por los más débiles y necesitados.



Queremos hoy hacer un reconocimiento especial a estos líderes de la Iglesia por su trabajo diligente, muchas veces no recompensado y hasta ignorado, y agradecerles este esfuerzo con el que hemos sido ayudados a mantenernos en la fe sin importar las dificultades del día a día. A ellos les debemos nuestra vocación cristiana porque se comportan como "buenos pastores", siguiendo el ejemplo de Jesucristo, el Buen Pastor.



Reconociendo este trabajo surge una pregunta. ¿Será que nosotros como ovejas de la Iglesia, estamos dispuestos a oír su voz de Jesús por medio de su Palabra y de los mensajes dados por los guías de nuestra fe? Que Dios no ayude a valorar cada día más estos esfuerzos y recompense la obra abnegada que hacen unos pocos en favor de muchos.

 

.